viernes, noviembre 17, 2006

¡Qué cabeza la de Gunter!

Gunter era el hijo de Petra, la condesa Notable, y el notable ministro del Ministerio de los Recuerdos en el Planeta de los Despistes.

Gunter vivió feliz como hijo único junto a sus padres, criado por su tata Olvido Diza, una oronda y dicharachera señora conocida y querida por todos los lugareños. Dícese que a la señora Diza le gustaba el pirriaque, aunque nadie está del todo muy seguro, y que disfrutaba dando largos paseos con Gunter charlando sobre la vida, para acabar el día dándole un vasito bien caliente de leche con cognac en el largo beso de buenas noches y relatos de cuentos. Olvido murió en un olvido, confundiendo en un despiste Beefeater con Volvone, o al menos eso dicen. Gunter sintió mucho su ausencia.

Gunter creció y se convirtió en un vigoroso muchacho deseado por todas las chicas. Visitaba diariamente un gimnasio donde musculaba sus bíceps y abdominales. Un día olvidó allí sus zapatillas, que inmediatamente fueron robadas por el envidioso Isidro, y enojado como estaba salió corriendo a comprar otras nuevas, descuidando nuevamente en la taquilla un primoroso regalo que Gunter había confeccionado para su primer amor, Frida Cabeza. Gunter se percató dos horas después, camino de su casa con sus recién adquiridas zapatillas, golpeóse fuertemente la cabeza contra un muro ante semejante olvido. Salió corriendo a comprarle un par de compactos de Enya, olvidándose en la tienda las zapatillas.

Percatóse Gunter del descuido en plena acampada al vivac con su amada, entre besos furtivos y miradas coquetas, proyectando su enfado hacia Frida, como causante de su enajenamiento amoroso. Pero había algo con lo que Gunter no contaba: Frida detestaba a Enya. Enérgicamente se lo hizo saber. Por decirlo suavemente, los apelativos volviéronse progresivamente menos dulces. El final fue sangriento como nunca se recuerda en el Planeta de los Despistes.

Y así fue como se instauró la norma oficial de no regalar ni felicitar en cumpleaños u onomásticas. Incluso se llegó a escribir un decálogo de comportamientos prohibidos, sancionados firmemente por la ley.

Pero enseguida todos lo olvidaron.

1 Comments:

Blogger Angel said...

GENIAL!!! :D

5:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home