viernes, enero 19, 2007

Trozos de sueños

Hace tiempo que ando perdida, no estoy segura de si me he estado escondiendo o solo dejándome llevar por la desgana. Quizás llegué al planeta de los sueños rotos antes que el propio barco.
Quizás he estado meses entre sueños que se rompen, otros que se derriten y otros que simplemente se esfuman.

Despierto sudando y con el pelo enmarañado.
Miro a mi alrededor y encuentro todo lleno de trozos de algo brillante, parecen cristales con los que me pueda cortar si no ando con cuidado, a veces un trozo de un sueño roto puede hacer más daño que un cristal afilado.
Observo alguno de los trozos y reconozco escenas, me veo a mi misma, en algunos con forma felina y en otras humana, en otros incluso tratando de alcanzar estrellas que nunca alcanzaré a pesar de haberlas sentido a veces tan reales y tan cerca que me parecía que pudiera tocarlas con solo estirar el brazo un poquito más...

Algunos días al cerrar los ojos para dormir trato, con toda la intención de que soy capaz, de tener sueños de goma, que aunque menos brillantes, es más difícil que se rompan y aun cuando lo hacen sus trozos hacen menos daño.
De todas maneras esto es algo que uno no puede controlar, los sueños llegan y empiezan a ser cada vez más brillantes y más y más, hasta que un día van perdiendo su brillo o se rompen de golpe dejando trozos hirientes.

¿No te dijeron que no debes tratar de unir trozos de un sueño roto? Aunque parezca que puedes encontrar todos los trozos y recomponerlo, siempre falta alguno que hace que no puedas completarlo y de todas formas están rasgados y son muy quebradizos pudiendo volverte a herir como cuando se rompieron por primera vez.
Cuando un sueño se rompe, lo mejor es apartar los trozos y arrancarte los que se te clavaron. Aprender de las heridas y tener otro sueño aun más brillante que el anterior.

Sin embargo, me ha pasado que he tenido algún sueño que he visto como se iba desvaneciendo delante de mi hocico, y cuando ya parecía casi una sombra que a penas se ve, a empezado a brillar de nuevo hasta convertirse en realidad. No sé como pasó, quizás fuese obra del hechicero de los sueños rotos del que hablan en el planeta... ¿existirá de verdad? ¿o será solo una leyenda?

De cualquier forma, nunca dejes de soñar

2 Comments:

Blogger pepapoder said...

qué alegría leerte!!

qué razón tienes joía

2:19 p. m.  
Anonymous furiossalopez@hotmail.com said...

Tal vez sea cierto que llegasT al planeta de los sueños rotos antes que el propio barco, pero también es cierto que lo abandonasT antes que muchos de los viajeros.
Zarpa un barco, lleno de pasajeros, lo tripula una mujer con forma de gato. El nombre del barco está pintado de azul en la proa: "Constructor de Sueños".
De corazón
Furiossa

10:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home