martes, marzo 21, 2006

Gracias

Partimos esta noche hacia el nuevo puerto chipriota de Vassiliko. Unos minutos en las operaciones de carga para poder conectarme a esta particular "patria" que se ha convertido, en pequeños sorbos, internet y sus blogs.
Gracias a Erika por abrirme la puerta a estos perqueños mundos. Aviso a navegantes: no podré escribir todo lo que me gustaría debido a razones técnicas y olvidaros del romanticismo, mundos de ensueño, elfos amigos, susurros y otras sensaciones sutiles: yo, prometo un poco de sal y pimienta, unas gotas de limón y siempre una sonrisa.
Desde Alejandría.