viernes, abril 28, 2006

Los aivullitas

Los habitantes de este planeta tienen un carácter cambiante y dependiente de la fase climática en que se encuentren.
Los días de niebla son muy expresivos, abrazan con fuerza a sus conocidos y si encuentran a algún desconocido lo saludan igualmente apretando fuertemente sus brazos para sentirse a través de su gruesa piel.
Sin embargo los días de aivull, en los que no están cubiertos por nubes a su alrededor se sienten más desprotegidos y tímidos, cruzan sus miradas sin atreverse a fijarlas en el otro.
Una cosa si es cierta, el abrazo de un aivullita siempre es sincero y lleno de afecto, casi comparable a una aternurita efímera.

1 Comments:

Anonymous Daniel Ballesteros said...

Deberías intentar escribir una novela o, por lo menos, un cuento. ¡A lo mejor lo has hecho ya!

4:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home