martes, abril 04, 2006

Espejismos

La ciudad velada temblaba a escasos metros de mí.
Entré.
Avenidas arboladas me saludaron vistiendo de sombras mi piel.
Me zambullí en los torrentes de brisas frescas de sus calles, flanqueadas por canales de piedra donde corrían y saltaban serpientes de transparente agua.
La noche se cerraba. Un cielo añil despertaba plateadas estrellas sobre las cúpulas.
Bostezantes pórticos de blancas casas me invitaron a conocer la soñolencia de los jardines que dormitaban en sus estómagos, arrullados por melodías de agua.

Un dragón de piedra con largas barbas de musgo me ofreció la gema liquida que manaba de su boca.
Me incliné ante el altar borrando con mi deseo el sueño.

La ciudad velada se deshizo, la garganta me abrasaba terriblemente.

4 Comments:

Blogger yomi said...

Tu me invitaste una vez a subir al barco, pero no estaba todavía preparada.
Ya me decidí a acompañaros y dejarme ver en cubierta.
Soy un gato y no escribo ni dibujo tan bien como los humanos pero me alegro de estar entre vosotros y que me dejeis pasear y ronronear entre vuestros pies.

8:09 p. m.  
Blogger Erika K. said...

maravilloso...

¿acaso es un espejismo de las Mil y una Noches?

8:43 p. m.  
Blogger Angel said...

Yomi: Me encantan los gatos. Es un placer tenerte abordo. Pero no digas que no escribes o dibujas tan bien como los humanos, no lo creo. No se trata de hacerlo mejor o peor, se trata de compartir este viaje. Aquí nadie es peor ni mejor que otro.

Erika: Puede ser un espejismo de las Mil y una Noches, puede ser un espejismo de LA Luna Mora, puede ser un espejismo de algun ricon de mis sueños, quien sabe ;)

11:32 p. m.  
Blogger Altair said...

La ciudad velada temblaba, se deshizo, temblaba, se deshizo, temblaba, se deshizo...
Claro¡¡

12:14 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home