jueves, enero 26, 2006

¿Una copa?

Me pregunta sugerente el morenito de la barra del bar. "Apasionante planeta", añade: "Una vez estuve allí, lo menos le hice tres bebés a tres espléndidas señoras en una sola noche".

- Interesante, ¿y por qué no ha bajado esta vez?
- Tenía cosas que hacer...

Mientras masticaba sus dos últimas palabras "que hacer...", un enérgico rizo cae sobre su frente y se apuesta sobre su ceja derecha.

- Camarero, ¿sabe que hay una fugaz y enorme luna llena? Puede pedir un deseo antes de que amanezca.

El morenito cierra los ojos, absorto en alguna fantasía furtiva. Susurrando, confiesa: "... y no hago nada ahí fuera que no pudiese satisfacer en este barco..."

Abre los ojos. Me guiña suavemente un ojo...

"... por ejemplo, dentro de su camarote, espléndida señora".

3 Comments:

Blogger Angel said...

cuidado que no te hagan un niño, esplendida señora ;)

12:57 a. m.  
Blogger MEL said...

o tres...

10:43 a. m.  
Blogger pepapoder said...

... si la envidia fuera tiña...
:-P

1:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home